ovni
4 0
Read Time:2 Minute, 7 Second

Caso #20 Rogelio Rojas

La caminata de regreso al pueblo de Nocaima comenzó a las tres de tarde, estábamos gozando de una tarde de paseo en la finca de un tío.  Vimos cómo se fue ocultando el sol durante las tres horas de caminata que nos demoramos en llegar a la tienda del camino. Eran las seis de la tarde, el cielo se enrojecía y perdía todos los colores y comenzaban a aparecer las estrellas en un espectáculo hermoso. 
 
Subimos el morro que separa la casa del camino en un último esfuerzo antes de sentarnos en las bancas largas que están al lado de la cancha de tejo y pedir siete gaseosas.    

Desde donde estábamos podía ver el camino de lado a lado y si miramos para atrás también el televisor en la sala de la casa. 

Al cabo de quince minutos cuando ya estábamos a punto de acabar con nuestros refrescos; Alejandro se puso de pie y eufórico nos mostró un carro que venía de bajada por el camino. Nos movimos enérgicos y renovados por el acontecimiento que olvidamos el cansancio y buscamos rápido bajarnos el morro para llegar a la carretera y poder ver el carro a la luz de la luna. Para sorpresa de todos el vehículo mermó la velocidad y subió hasta donde nosotros.  
 

Alejandro no ocultó su emoción por los automotores de lujo y se le acercó para buscarle la marca. Todos lo vimos tocándolo y sentándose sobre la tapa del motor del aparato aerodinámico plateado con franjas azules en los costados y vidrios polarizados negros.  Él estaba feliz y nosotros maravillados por la hermosura del vehículo, cuando quisimos bajar nos llenamos de una emoción nerviosa que nos obligó a mirarnos a las caras. Al parecer al mismo tiempo descubrimos que ese vehículo era diferente pues a aparte de no tener ningún logo o nombre tampoco tenía placas, no parecía tener algún tipo de puerta y cuando todos nos agachamos a mirarlo por los lados no le encontramos ruedas y me corrió un escalofrío por la mano con la cual estaba tocando una lata fría y plateada de donde debería sobresalir la rueda delantera izquierda.  Todos pegamos un brinco para atrás alejándonos del aparato y acercándonos a la casa. Alejandro no entendió nuestra actitud pero cambio su rostro y lentamente se bajo sin dar la espalda y cuando él llegó hasta donde estábamos todos anonadados, el extraño aparato giro de ciento ochenta grados y retomo el camino. 

Autor: Luis Fernando Urrea
Libro casos Comysec
Reservados derechos de autor
Sombrero manía
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
80 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
20 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *