Chofi tiene siete años y le gusta la navidad, no disimula que disfruta como los demás del árbol con luces y adora la decoración casi tanto como encontrarse con sus primos Mafe y Dani. Con ellos recorren locamente la casa y logran desparpajar los juguetes.

Cuando ya están cansados de corretear se sientan a decirse las verdades que enrojece a veces a los adultos. Mafe retó a su prima.

– El niño Dios me va a traer una linda bicicleta, porque me porto bien – le dijo

– Es mentira – dijo Chofi – el niño Dios no existe, los regalos los trae los papas- concluyó.

-Pues claro- dijo Dani –como no hay pesebre no tiene donde llegar el niño- terminó.

El silencio los rodeó mientras intercambiaban las miradas de ojos grandes y los labios que se movían sin sonidos.

-Los regarlos los ponen debajo del árbol – dijo Chofi

-Entonces los regalos los trae Papá Noel – dijo Dani

-No puede porque Papá Noel entra por la chimenea y aquí no hay- dijo Mafe

-No no no ¡Papá Noel no existe! – insistió Chofi

-¡SI EXISTE!- Grito indignada Mafe -Me lo dijo mis papás- concluyó mientras en su cabeza no podía imaginar quedarse sin regalo.

Dani tiene nueve años y tiene corazón de cazador por lo que fue fácil inventarse una aventura.

-Pongámosle una trampa- les dijo lleno de emoción

-¿A quién?- pregunto Chofi

-No sé, al que traiga los regalos- confirmó Dani

La propuesta fue aceptada de manera unánime. Sin embargo las niñas se miraron a lo mejor compartiendo la misma incertidumbre.

-¿Qué es una trampa?- Preguntaron en coro Mafe y Chofi.

-Es… – Dani se demora un poco pesando -Es como un poso donde se caen- Terminó.

-No eso no sirve. ¿Como vamos a hacer un poso en la casa? – Dijo Chofi

-¿Cómo vamos a hacerle eso al niño Dios?- Dijo Mafe

-Y a mis papás no los hago caer en un poso- Aseguró Chofi

Dani tomó su Mentón y colocando una mano en la espalda dio unos pasos de derecha a izquierda y otros de Izquierda a derecha. -primero necesitamos un pesebre para que tenga donde llegar el Niño Dios – dijo Dani

-Y una chimenea para que entre Papá Noel -interrumpió Mafe

-¿Cómo vamos a hacer una chimenea? Ustedes están locos- aseguró Chofi mientras movía sus pequeños dedos como un látigo.

-Preguntémosle a la abuelita- Dijo Mafe mirándolos con los ojos abiertos a lo que dan. El trío emprendió una carrera recorriendo la casa buscando a la abuelita.

– Abuelita, abuelita, abuelita- era el grito de guerra.

-Ayúdanos a hacer un pesebre- le pidieron a la distancia y a medida que la rodeaban sin dejarla con más opción que dejar para más tarde lo que hacía. Con calma y risa retiró los lentes de su rostro.

-mm… a ver, a ver qué tenemos aquí de un pesebre- dijo mientras se dirigía al closet. Encontró a María, José la cunita, algunas casitas.

Luego de mucho trabajo y de la colaboración desordenada, lograron un pequeño pesebre con carritos, soldados y dinosaurios-

-Abuelita ¿porque no está el niño en la cuna? – Preguntó Mafe

-Por que nace hasta el 24 de diciembre- contesto la abuelita.

La banda se estacionó enfrente a su trabajo y mirando sorprendidos la maqueta de un extraño pueblo con todo tipo de vehículos y animales sin tiempo o lugar.

– Ya está- dijo Dani – ahora si tiene el Niño Dios donde llegar

– Ahora ¿qué hacemos para Papa Noel? – preguntó Chofi

– Digámosle a mi mamá que nos haga una chimenea- Dijo Mafe

– Si vamos – Respaldo Dani

Empezaron a correr por la casa gritando Mamá, Mamá y Tia, Tia. Hasta que la encontraron y luego de explicar el escándalo.

-mm, a ver ¿cómo hacemos una chimenea para que entre a la casa Papá Noel? – Pregunto en voz alta la Mamá de Mafe mientras caminaba a el estudio donde guarda una gran cantidad de materiales como cartulinas, pinturas etc.

Pasaron las horas y luego de mucho trabajo en una pared de la sala había quedado una muy imaginativa chimea.

La banda se estacionó enfrente al trabajo de la mamá de Mafe mirando sorprendidos.

-Esto no va a funcionar- Dijo Chofi

-Papá Noel es mágico, si entra a las casas por los tubos de las chimeneas estando tan gordo. Debe poder entrar donde no hay tubo. – Explico Dani

Chofi hizo una mueca con su labio y giro la cabeza un poquito. Pero no dijo nada porque la estaba pasando muy bien.

Al cabo de un rato volvió la mamá de Mafe y colgó en la chimenea de juguete tres medias grandes rojas.

– ¿Para qué es eso? -Pregunto Dani

– Son para que Papá Noel deje ahí los regalos- Concluyó la mamá de Mafe.

– ¿Pero luego el regalo no lo pone Papá Noel bajo el árbol? – Pregunto Mafe

-Debajo del árbol aparecen los regalos que se intercambian los familiares.

La banda quedo perpleja.

-¿Cómo sabe Papá Noel o el Niño Dios que traer? – Preguntó Mafe

-Se les manda una carta- Contestó la mama de Mafe

Pasaron los días y el 24 de diciembre se acercaba, las dos niñas y Dani habían planeado esconderse muy cerca al árbol para ver quien trae los regalos. Hicieron sus cartas, oraron el Ángel de mi guarda y le dejaron listo un vaso de leche con galletas a Papa Noel porque dicen que le gusta.

Esa noche se mantuvieron en pie todo lo que pudieron, pero a muy pesar para los tres bebes, se quedaron dormidos.

Cuento de navidad por Fernando Urrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *